Rembrandt van Rijn, el maestro de las luces y las sombras celebra el 407 aniversario.

Rembrandt van Rijn, maestro del Siglo de Oro, removió los cimientos del arte barroco y aplicó en sus obras su habilidad para capturar las luces y sombras.

Más allá de los temas, había algo que marca un antes y un después en el arte: la luz. No la del sol ni la que penetra por una ventana. Tampoco la luz efectista de Caravaggio, a quien Rembrandt admiraba. Era una luz interior, que emanaba de sus figuras. Así proyectó al cine y la fotografía su marca registrada: «la luz Rembrandt». Una luz que envuelve las cosas para que de ellas trascienda su mera apariencia. Ese nuevo modo de «representar con luces y sombras un estado de espíritu», escribió Fromentín, «es la forma misteriosa por excelencia, la mas encubierta, la más elíptica, es la forma de las sensaciones íntimas o de las ideas». También en eso fue el más moderno de los artistas.

Hizo sesenta autorretratos para seguir la dolorosa saga de su esplendor y su estrepitosa caída. Pintó cientos de pinturas religiosas, temas mundanos, los obligados retratos corporativos y también filósofos inclinados sobre una vela.

Hundido en la miseria, Rembrandt no se doblega. No quería adaptarse a las «leyes del mercado», que en la próspera Holanda del siglo XVII regulaba todo, incluso el destino del arte. También en este sentido, fue un artista moderno, un rebelde.

Ver imágenes

Ver biografía


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog mienciclo