Hoy se cumplen 30 años de la intentona de golpe de estado de aquel 23F de 1981

Hoy se conmemora el 30 aniversario de aquel “23-F”, un intento fallido de golpe de Estado perpetrado fundamentalmente por algunos mandos militares. Su episodio más conocido fue la toma del Congreso de los Diputados por un numeroso grupo de guardias civiles, bajo el mando del teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Molina, durante la sesión de votación para la investidura del candidato a la Presidencia del Gobierno, el ucedista Leopoldo Calvo-Sotelo. Mientras, el teniente general del Ejército y capitán general de la III Región Militar, Jaime Milans del Bosch, daba la orden de sacar los tanques a las calles de la ciudad de Valencia y decretaba el estado de excepción en el territorio de su jurisdicción. De este modo, la joven democracia española sufrió 18 horas de incertidumbre, que podrían haber desembocado en la instauración de un nuevo régimen totalitario. No obstante, el fracaso del golpe de mano supuso la consolidación definitiva del sistema democrático.


Esta intentona golpista se desarrolló en el contexto de la Transición democrática comenzada tras la muerte del general Franco (20-XI-1975) y la entronización de Juan Carlos I (22-XI-1975). Fue el resultado de un proceso de reacción contra el régimen democrático que se acababa de instaurar, emprendido desde la muerte del dictador por una parte de la jerarquía castrense y ciertos sectores de la sociedad civil vinculados a la extrema derecha y al anterior régimen franquista.

Sucesos de Febrero de 1981

Hechos ocurridos durante el mes de febrero de 1981 que culminaron con el golpe de Estado producido el día 23 (23-F), iniciado con la ocupación del Congreso de los Diputados dirigida por el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Molina, durante la votación de investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo como presidente del Gobierno. La insurrección militar se desarrolló en el contexto de la transición democrática comenzada tras la muerte del general Franco (20-XI-1975) y la entronización de Juan Carlos I (22-XI-1975), y fue el resultado de un proceso de reacción contra el régimen democrático emprendido desde 1976 por una parte de la jerarquía castrense y por un detérminado sector social vinculado a la extrema derecha. Esta actitud antidemocrática estuvo favorecida por la crisis política originada en la coalición gobernante, Unión de Centro democrático (UCD), dirigida por el presidente del Gobierno (7-VII-1976–26-II-1981) Adolfo Suárez González. El Gobierno centrista era acusado de carecer de capacidad para resolver problemas tan urgentes como el proceso autonómico, el terrorismo y el orden público. Además, la inestabilidad política se había agravado como consecuencia de las dificultades derivadas de la crisis económica que afectaba a los países occidentales desde 1973.

El aumento del paro y de la inflación provocó un considerable incremento de las huelgas, utilizadas por los trabajadores como mecanismo de protesta democrático que se oponía al concepto de orden y disciplina social arraigado en el Ejército. La crisis económica… >>Seguir leyendo sobre los Sucesos de Febrero de 1981 en Gran Enciclopedia de España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog mienciclo